viernes, 3 de abril de 2009

Fireproof o la nueva oportunidad

Considerada la mejor película cristiana del 2008, Fireproof, del director Alex Kendrick, debe ser vista por todos, principalmente por aquellos que llevan su vida en matrimonio, en especial si la relación marital se ha convertido en un caos que apunta al fracaso.
Y es que su historia está enfocada hacia tal sector poblacional, al que ofrece una alternativa válida ante las dificultades que a diario deshacen familias en las cuatro esquinas del planeta.
El drama sentimental, de acuerdo con la clasificación corriente, presenta una pareja joven en crisis que logra superar la dificultad gracias al atinado y sabio consejo de un anciano, padre de Caleb Holt, el protagonista masculino interpretado por Kirk Cameron. El centro de la orientación tiene un doble propósito: salvar el matrimonio, restaurar la relación de las partes con Dios.
El final podemos imaginarlo sin ver el filme: el retorno de la felicidad al hogar. Pero a pesar de parecer algo rutinario o propio de telenovelas, es plausible, en tanto resulta la recompensa al esfuerzo transformador motivado por el amor al Señor y a la otra persona.
Más que una película “bonita” o “correcta”, Fireproof es el aliento que muchos matrimonios necesitan para no ceder a la tentación de la ruptura. Su mensaje podemos resumirlo de esta forma: en Cristo Jesús siempre hay una oportunidad.

1 comentario:

  1. Esta la vi, al principio me parecio aburrida pero termine con lagrimas y moco por todas partes.

    ResponderEliminar