sábado, 31 de enero de 2009

Trenton y Edinburg: discretas y silenciosas

Localizadas en el condado de Grundy, Missouri, a dos horas al norte de Kansas City, Edinburg y Trenton son dos pequeñas ciudades del medio oeste americano, rodeadas de extensos campos de cultivo y pastoreo. Fundadas en 1851 y 1857, respectivamente, su crecimiento no fue muy grande, trascendiendo hasta hoy como lugares donde las actividades fundamentales están relacionadas con la agricultura y la ganadería.

Cuenta la historia que la compañía de ferrocarriles The Chicago & Southwestern Railroad preveía extender sus líneas por Edinburg, donde pondría una estación. Pero ante la negativa de sus pobladores, que atribuían al medio de transporte cualidades maléficas, decidió favorecer a Trenton.
En 1869 fue inaugurado el ferrocarril en esta localidad, con poco más de seis mil habitantes hoy día. Esto trajo consigo que muchas de las instituciones que ya habían sido fundadas en Edinburg se mudaran a ella, posibilitándole un mayor crecimiento.
Apacibles y tocadas con un halo de persistencia ante el paso del tiempo, tanto una como otra poseen la belleza de la soledad y lo añejo. Sus alrededores traen a la memoria el oeste legendario, ese que nos ha llegado idealizado a través de la literatura y la cinematografía.


Las calles que desembocan en la campiña o el bosque, señalizadas como en la más populosas urbes y enlodadas después de la nevada; algunas edificaciones derruidas, sostenidas solamente por el recuerdo de acontecimientos pretéritos; el persistente ladrido de perros que no admiten visitantes, fue el Edinburg de un atardecer que sembró en mi alma la inolvidable sensación de la tristeza.

Trenton, aunque más pulcra y acaso civilizada, tampoco me permitió ver el rostro de sus habitantes, envueltos quizá en el bucolismo que se cierne sobre ese ámbito, donde los vetustos edificios de ladrillos distribuidos en una atractiva decoración no logran eludir el peso de lo discreto y lo silencioso.

lunes, 26 de enero de 2009

Decisión

Perteneciente a la tercera generación de pastores cristianos de su familia, el mexicano Roberto Moreno narra que una de sus abuelas vivió un siglo, a lo largo del cual hizo cosas que son contadas como proezas por sus descendientes.
Entre ellas, aprendió a leer casi a los 40 años con una Biblia; pasados los 50 puso un negocio donde llegaron a trabajar más de 30 personas; fundó junto a su esposo cinco iglesias; y, quizá la más relevante, nunca se le vio enojada.
Este último detalle no pasó inadvertido para Moreno, quien en una oportunidad le preguntó cuál era su secreto para mantener tan buen carácter. “Es fácil, hijo –le respondió la abuela-, cada mañana cuando despierto tomo la decisión de no dejarme robar la felicidad por nada ni por nadie”.

domingo, 25 de enero de 2009

Fe

Refiriéndose a Moisés, el autor de la Epístola a los Hebreos, escribió: “… se sostuvo como viendo al Invisible”. (He. 11:27-b)

sábado, 24 de enero de 2009

En Casa

¿Qué diré
si se personan los amigos en casa?
¿Con qué ojos de polvo
les muestro la lluvia
las galerías tejidas en el frío?
Estos árboles
que lanzan sombras sobre el corazón.
Si llegan los amigos
¿tendré manos para ocultar los agujeros
que las olas no logran disipar?
¿Y si los amigos traen
manos
pasos
ojos?

(Rafael Vilches Proenza, Vado del Yeso, Cuba, 1965)

viernes, 23 de enero de 2009

New York, Nueva York...


NACIDA PARA LO GRANDE E INOLVIDABLE, LA GRAN MANZANA ADMITE CON ENTEREZA LAS ALABANZAS Y LOS REPROCHES, A FIN DE CUENTAS SON MUCHOS LOS QUE RENDIDOS A SUS PIES CANTAN: "I WANT TO WAKE UP, IN A CITY NEVER SLEEPS".


(FOTO: NUEVA YORK, POR BDEBACA, EN FLICKR)

La ciudad de Nueva York no admite términos medios: o la amas o la odias. Para unos es el pináculo de la escalada civilizadora del hombre, algo así como una Babilonia ultra moderna. Para otros resulta el peor ejemplo de cómo los humanos hemos llevado a dimensiones inauditas nuestra egolatría.
Pero más allá de los sentimientos que despierta en sus habitantes y visitantes, y aun en quienes jamás han pisado sus calles, nadie niega su cosmopolitismo. No pocos se preguntan cómo pueden convivir en tan pequeño espacio de tierra -si lo comparamos con las dimensiones planetarias- tal cantidad de culturas, muchas nacidas de raíces opuestas.
La Gran Manzana, como se le ha dado en llamar, está fundada sobre los cimientos de la diversidad y la armonía, conceptos que en este caso se adecuan cuales piezas del mismo rompecabezas. Viajar en su metro, por ejemplo, deviene una inmersión en un torrente de idiomas diferentes: por lo menos 170 lenguas se hablan en la urbe, donde el 36 por ciento de sus residentes son extranjeros.
Según un estimado de la Organización de las Naciones Unidas, cuya sede precisamente se encuentra en NY, esta es la tercera ciudad más poblada del mundo, detrás de Tokio y México D.F., y la primera de los Estados Unidos. La Segunda Guerra Mundial fue un efectivo espaldarazo para convertirla en el centro internacional de la actividad política, económica, artística y de las comunicaciones, posición que no ha perdido a pesar de los vaivenes contemporáneos.
La Ciudad Que Nunca Duerme, mote que recuerda su incesante trasiego las 24 horas del día, asimismo atrae sobre ella sucesos que han impactado la historia universal. He ahí el fatídico 11 de septiembre de 2001, cuando los ojos estupefactos de la Tierra vieron derrumbarse el World Trade Center, como si asistieran a una de las tantas películas truculentas creadas en Hollywood.
Junto con la Estatua de la Libertad, el Puente de Brooklyn, el Empire State, Central Park, Wall Street, Quinta Avenida, el Metropolitan Opera House, la Universidad de Columbia, el Lincoln Center, Broadway, el Museo Metropolitano de Arte, el barrio negro de Harlem, y otros tantos símbolos neoyorquinos reconocidos mundialmente, las Torres Gemelas tipificaban una influencia que tiene su punto neurálgico en ese lugar y alcanza los rincones más apartados del orbe.
El atentado terrorista, que marcó un antes y un después para todos, igualmente permitió sacar a la luz la capacidad regenerativa de la metrópolis fundada en el siglo XVI por inmigrantes europeos en suelos entonces pertenecientes a nativos lenapes. Cuando todavía las lágrimas no se secan por completo, la Torre de la Libertad o Freedom Tower, proyecto de los arquitectos Thomas Boada y David Childs, se erige como otro emblema planetario en el espacio que ocuparon las Gemelas.
Repleta de simbolismo, los 1776 pies que alcanzará en 2013, fecha en que será inaugurada, además de rememorar el año de la independencia de los Estados Unidos y ubicarla a la misma altura que sus antecesoras, la situará entre las edificaciones más altas del mundo, superada solamente por el Burj Dubai (Emiratos Árabes Unidos), también en fase constructiva en la actualidad.
Y es que la cuna de Stanley Kubrick, Woody Allen, Oliver Stone, Martin Scorsese y Spike Lee, por solo citar a algunos imprescindibles del cine, parece existir para darle sentido a lo grande y competitivo. El nombre de NY está permanentemente asociado con los movimientos que revolucionan el pensamiento y la proyección del mundo. Incluso de sus barriadas más pobres han surgido corrientes que hoy son abrazadas por todas partes, como la cultura hip hop, nacida entre los afroamericanos de Bronx, Queens y Brooklyn.
Podría entenderse como un capricho humano haber erigido tan populosa urbanización al borde del continente y sobre tres islas: Manhattan, Staten Island y Long Island. En cambio son detalles como ese los que le aportan características especiales y le convierten en un atractivo para las personas, sin importar sus orígenes: lo único que cuenta para los neoyorquinos y sus inquilinos es el espíritu de aventura, sin dudas heredado de los fundadores.

Además...
-NY ocupa un área de 831,4 kilómetros cuadrados, donde viven unas 19 028 000 personas, según los estimados de la ONU, aglomeración superior a la de urbes históricamente superpobladas como Bombay, Sao Paulo y Shangai.
-El primer nombre de NY fue Nouvelle Angoulime (Nueva Angulema), dado por Giovanni da Verrazzano, aventurero italiano al servicio de la corona francesa, quien llegó al lugar en 1524, iniciando la colonización europea. Luego se llamó Nieuw Amsterdam cuando estuvo en manos de los neerlandeses. Su definitiva denominación la recibió después de ser conquistada por los ingleses en 1664, en honor al Duque de York y Albany.

miércoles, 21 de enero de 2009

Señales de humo

En su mensaje de esta noche, el pastor de la iglesia a la que pertenezco usó una anécdota que me gustó mucho. No quise preguntarle de dónde la extrajo, ni si está basada en hechos reales o es una invención. Lo importante es la forma en que ilustra la originalidad divina para favorecernos, aun cuando a nosotros nos parezca que de mal pasamos a peor.
Se trata de un hombre solitario en una isla después de un naufragio, al estilo del famoso Robinson Crusoe, con su choza como posesión más importante y que un día supuestamente aciago se le incendia. Deprimido y sin recursos, renegando del Señor por haber permitido aquello, termina vencido por el sueño en la playa. Al despertar visualiza con perplejidad un barco anclado a la entrada de la bahía y un bote que se acerca al sitio donde se encontraba.
Ya a buen recaudo en el navío, interpela al capitán sobre la manera en que pudo dar con él. La respuesta del marinero no se hizo esperar: “Cuando vi sus señales de humo, supe que necesitaba ayuda…”

martes, 20 de enero de 2009

01/20/09


(FOTO TOMADA DE ELPAIS.COM)

lunes, 19 de enero de 2009

¿Qué Cambios?

DECLARADO ADMIRADOR DE LINCOLN, BARACK OBAMA SE PROPONE GOBERNAR CON UN "EQUIPO DE CONTRARIOS”. ¿LOGRARA SU PROMESA DE CAMBIOS? TODO ESTA POR VER, LA VERDAD SE SABRA A PARTIR DE ESTE MARTES, CUANDO ASUMA LA PRESIDENCIA.

El Gran Día llegó. Apenas un par de pestañazos y estaremos asistiendo al estreno mundial de la película mejor publicitada de los últimos tiempos. Barack Obama, el hombre más admirado por los norteamericanos, el galán más deseado por las mujeres, será el protagonista de una cinta que en su primera parte durará cuatro años. Todavía no sabemos si tendrá zaga.
Muchos ven en la nueva producción demasiados (y sospechosos) puntos en común con otra ya vista en los noventas, cuyo reparto estuvo encabezado por el inefable Bill Clinton. Y es que a pesar de anunciarse una historia diferente, con intrigas inesperadas dado el escenario en el que se desarrollará, y efectos especiales espectaculares que, no obstante, harán honor a antiguos filmes, la repetición de actores en papeles principales crea inconformidad entre los críticos.
Como suele ocurrir en los festivales y premiaciones cinematográficos, el público en general no se asusta por ese detalle y, contrariamente, se siente satisfecho, casi eufórico, con el gabinete escogido por el presidente electo, según indican las encuestas. La voz de alarma surge de los medios de comunicación alternativos, sobre todo los que circulan en Internet, muy bien usados por Obama cuando hacia campaña por el puesto que logró con limpieza en las urnas.
Mientras los electores siguen esperanzados en las transformaciones prometidas, los profetas políticos analizan con inquietud la composición del próximo gobierno de los Estados Unidos, donde hay de todo un poco, se pudiera decir, si tenemos en cuenta la procedencia ideológica, racial y genérica de los escogidos. Antes que los periodistas encontraran el símil, el afroamericano se apresuró en declararse admirador de Abraham Lincoln, quien abolió la esclavitud respaldado por un “equipo de contrarios”.
Promotor del libro Team of Rivals, donde la historiadora Doris Kearns Goodwin exalta el genio político del denominado mejor presidente estadounidense, Obama se ha propuesto aplicar una fórmula riesgosa y, no obstante, con éxito en el siglo XIX. Algunos estudiosos se empeñan en sacar a la luz los dolores de cabeza que le trajo a Lincoln tal decisión, en cambio los hechos son elocuentes: derrotó al sur esclavista y unió al país bajo la misma bandera, a pesar de la profunda crisis que entonces lo diezmaba.
Amante de los símbolos y consecuente con lo que se ha propuesto, el inquilino 44 de la Casa Blanca, mañana usará la misma Biblia sobre la que juró su héroe al asumir la presidencia en 1860. Sin embargo, todo eso forma parte de la parafernalia efectista de alguien que se ha propuesto impresionar el devenir nacional e internacional y para ello se vale de un contundente vocablo: cambio.
Pero llama la atención, por ejemplo, que ninguno de los nombrados por Obama sea favorable al fin de la guerra en Irak, cuando uno de los aspectos de su discurso electoral que le dio mayor cantidad de seguidores, fue precisamente la retirada de las tropas y la conclusión del conflicto bélico. Que le haya propuesto al Secretario de Defensa de George W. Bush, Robert Gates, continuar en su puesto y la aceptación de este, ha abierto inmensos signos de interrogación.
Sin detenernos a hablar de Hillary Clinton, su rival en la campaña electoral y ex-primera dama durante el anterior mandato demócrata, llamada para conducir la política exterior norteamericana, quien nunca ha ocultado su apoyo a la contienda en terrenos iraquí y afgano, y dispuesta a atacar a Irán de ser necesario, como lo hizo saber cuando rivalizaba por la posición que ganó Obama.
La solución de la actual crisis económica, es sin dudas la principal preocupación del nuevo presidente, de lo que depende asimismo como se le apreciará en la posteridad. Sobre esto también se mueven cientos de preguntas: el team económico del que se ha hecho rodear, aseguran los expertos, está muy implicado con el caos que hoy se vive.
En un artículo titulado “La decepción de Obama: el equipo económico de Obama es el de Yeltsin”, el avezado economista Michael Hudson, planteó:
“Ha nombrado como asesores económicos al mismo equipo hostil al mundo del trabajo y amigo del mundo de las finanzas que llevó a los cleptócratas al poder en Rusia a mediados de los noventa. Su asesor Robert Rubin ha conseguido colocar a sus protegidos en puestos claves: Larry Summers, que como presidente del Banco Mundial forzó la privatización a precios de regalo para los cleptócratas; Geithner, de la reserva federal de Nueva York y un monetarista de Berkeley, tan de derechas como la propia Universidad de Chicago.”
Demasiado se ha dicho y escrito hasta hoy sobre Barack Obama y su gabinete. Sin embargo, es la punta de un iceberg cuya verdadera dimensión está por verse. Mucho más se dirá y escribirá en lo porvenir. Solamente estamos al inicio de una nueva etapa gubernamental, cuya carta de presentación es la agraciada e irreverente figura de un afroamericano de orígenes humildes, que supo escalar hasta el codiciado despacho oval, y que asegura tener bien agarrado el cuchillo para ser él quien en definitiva corte el pastel.

Obama, ¿la esperanza?

EL PRIMER PRESIDENTE AFROAMERICANO DE ESTADOS UNIDOS COMENZARA SU GOBIERNO EN MEDIO DE UN ESCENARIO CAOTICO, ¿TENDRA LA DESTREZA PARA LLEVAR EL NAVIO A BUEN PUERTO?


Como una serpiente que se despoja sinuosamente de su vieja y dañada piel, el mundo cambia de vestidura. Es un proceso iniciado hace mucho tiempo, pero que en el presente se encuentra, quizá, en su momento paradigmático. No solo son los cambios climáticos, a los que nos adaptamos con asombrosa facilidad; los sistemas, las sociedades, están volcados a esas transformaciones que de la noche a la mañana pulverizan estereotipos a la vez que levantan otros.
Viéndolo así, no tiene por qué asombrarnos que Estados Unidos se prepare para envestir por primera vez a un afroamericano como presidente del país. Parecía que todavía no estábamos preparados para ello; sin embargo, la abrumadora victoria de Barack Obama el 4 de noviembre echó por tierra toda especulación: más que dejarse seducir por la fantasía de un cambio, Norteamérica lo pide a gritos, de ahí la masividad en una votación cuyos resultados no dejaron la mínima duda.
La espigada y ya familiar figura del súper mediático político, se convirtió en las urnas en el símbolo de la esperanza de millones de personas tanto dentro como fuera de la nación. Valga recordar que no solo los ciudadanos con derecho al voto apostaron por él, su campaña fue apoyada por muchos pertenecientes a minorías étnicas que esperan leyes favorables.
Y qué decir de los presidentes de otros países que se apresuraron a felicitarlo en declaraciones públicas donde traslucían los anhelos por relaciones beneficiosas. Incluso el venezolano Hugo Chávez y el iraní Mahmud Ahmadineyad, se anotaron en la lista, a pesar de sus fanfarronadas. Relación a la que se sumó a última hora con mojigata pedantería el cubano Raúl Castro.
Calificado al mismo tiempo con epítetos mesiánicos y de anticristo, tildado de traicionero a sus raíces religiosas y de siervo de los blancos, mirado con recelo por los racistas radicales ya sean de orígenes afros o anglosajones, Obama ha dado muestras hasta el momento que su disposición de impactar la historia universal no se limita al hecho de ser el primer negro en ocupar la Casa Blanca.
Su experiencia política no tan vasta, uno de los puntos que sus rivales a las elecciones señalaron de continuo, es suplida por una sabiduría que parece más la de un zorro viejo que la de un tierno y prometedor leoncillo. Para demostrarlo está el gabinete presidencial, integrado por avezadas personalidades de la política norteamericana, que ha hecho expresar a más de un analista que lejos de rodearse de palomas, se ha escoltado por experimentadas águilas.
Pero a pesar de tener una biografía con aires románticos, casi digna de una película hollywoodense, el descendiente de keniano y norteamericana subirá al trono en una época nada romántica. El escenario nacional y mundial que hereda después de ocho años de mandato republicano, es comparable con uno de esos hornos donde el hierro se funde y fluye con la agilidad del agua.
La crisis que parece terminará por derribar todas las torres de poder económico e implantará relaciones nuevas, las prolongadas guerras en Afganistán e Irak, el establecimiento y fortalecimiento de pactos entre países rivales, la implantación de gobiernos con tendencias izquierdistas en Latinoamérica cual reminiscencia de los ideales revolucionarios de los sesentas, el acrecentamiento de la pobreza y el hambre en las naciones tercermundistas, el aumento del terrorismo y el narcotráfico a pesar de la lucha en su contra, la migración ilegal y los indocumentados, son algunas de las páginas del grueso álbum que Obama encontrará sobre la mesa presidencial.
Y a todo lo anterior se unen las predicciones de que Estados Unidos perderá o verá debilitada su hegemonía internacional, algo que dicho de manera sencilla parece poco trascendente, pero que tendrá un impacto tal vez más violento que la caída del imperio romano.
¿Cómo procederá el nuevo mandatario ante la caótica situación? Ahora le corresponde pasar de las promesas a los hechos, ante él tiene cuatro años para demostrar que además de ser buen orador, poseer excelentes dotes histriónicas, y ser dueño de una agradable sonrisa, es capaz de capitanear el navío en medio de un huracán de máxima categoría. De su destreza depende la integridad del país y el mantenimiento de la correlación de las fuerzas internacionales a nuestro favor.

domingo, 18 de enero de 2009

Memoria

Para Lili en sus 18

“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud”.
(Eclesiastés 12:1a)

sábado, 17 de enero de 2009

La Vida

Unos se marchan, otros llegan. Esa es la vida. Viernes, justo un mes y un día después de la partida de mi padre y exactamente la víspera de sus 81, nació Daniel, el noveno de mis sobrinos, hijo de mi hermano. Como el príncipe hebreo que se mantuvo incontaminado en la corte de Nabuconodosor, así le pido a Dios que le ayude a permanecer.

Mi Padre

Lo conocí a sus 40, aunque mis primeros recuerdos sobre él datan de un tiempo después. En mí viaja su otro yo, siempre dijeron que era quien más se le parecía en lo físico y lo intelectual. Una indeleble señal de amor dejó tatuada en mi corazón. Juan Manuel Pérez Tassé o Manolo Tassé, como le decían a mi padre, hubiese cumplido hoy 81.

viernes, 16 de enero de 2009

El Corazón

Muchos versículos bíblicos marcan mi vida, y este de manera especial: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23).

jueves, 15 de enero de 2009

Invierno, 2009

Estoy acorralado, no puedo hacer otra cosa esta noche que crear un blog. Afuera el frío es dueño. Las noticias en las webs son las mismas: la crisis económica, Israel y Hamás, un avión sobre la superficie congelada del Hudson, Fidel Castro, Chávez, Obama… Un mes desde la muerte de mi padre (parece más tiempo), informes confusos sobre mi madre, a punto de nacer mi noveno sobrino… Oro a Dios.